Gingivectomía, ¿cuándo se necesita?

Gingivectomía

La gingivectomía ayuda a pacientes cuyas encías tienen un tamaño desproporcionado.

La presencia de trastornos de las encías como la gingivitis, la periodontitis o la pulpitis hace que estas aumenten notablemente de tamaño como consecuencia de la inflamación, además de otras molestias como el dolor o el sangrado. Estos problemas surgen como consecuencia de una insuficiente higiene bucodental que da lugar a la aparición de placa bacteriana y bolsas en las encías.

En algunos casos, para eliminar este problema se practica una técnica quirúrgica conocida como gingivectomía. Este tipo de intervención no solamente se aplica en caso de enfermedad periodontal, sino que también puede tener finalidades estéticas.

¿En qué consiste la gingivectomía?

Una gingivectomía es un tipo de cirugía oral mediante la cual se reduce el tamaño de las encías eliminando una cantidad sobrante de las mismas. El exceso de encía se quita mediante una sencilla incisión con un bisturí normal o eléctrico. Bajo algunas circunstancias, además de dar forma a las encías, habrá que hacer lo propio con el hueso para impedir que la encía vuelva a cubrir en exceso los dientes.

Para las gingivectomías se emplea anestesia local y, una vez finalizada, es posible que se apliquen algunos puntos de sutura finos, del estilo de los que se usan en oftalmología. Se trata de una intervención completamente indolora y que consta de un postoperatorio no demasiado molesto: suelen aparecer inflamación, algo de incomodidad en la zona y algunos hematomas, pero a las pocas semanas la recuperación será total.

¿Cuándo se necesita una gingivectomía?

La realización de una gingivectomía puede ser aconsejable en diferentes situaciones. Pasamos a describir las más comunes.

Como hemos comentado anteriormente, la enfermedad periodontal es uno de los principales motivos por los que realizar una gingivectomía. En estos casos las bolsas deben tener un mínimo de unos 3 milímetros de profundidad y conservan una cantidad mínima de tejido de las encías.

En circunstancias de fibrosis, hiperplasia o crecimiento anormal de las encías por algunos medicamentos, esta intervención también es una solución plausible.

La gingivectomía también puede tener una finalidad estética. Podemos recoger algunos de estos casos en:

Erupción pasiva alterada: tiene lugar cuando la encía no se retrae una vez haya emergido la pieza dental.

  • Erupción pasiva alterada: tiene lugar cuando la encía no se retrae una vez haya emergido la pieza dental.
  • Excesivo crecimiento del maxilar superior: en ocasiones, aquí la gingivectomía puede ir acompañada de cirugía para reducir el tamaño del hueso (cirugía ortognática) y posterior ortodoncia para reubicar los dientes de manera correcta.
  • Bruxismo: rechinar los dientes durante un período prolongado de tiempo conlleva un desgaste de las piezas dentales. Esto hace que la proporción diente-encía cada vez sea mayor para las últimas. Si el desgaste del diente ha llegado a cierto extremos, habrá que hacer uso de coronas o carillas dentales.

Tener unas encías de tamaño mayor de lo habitual tiene resultados de carácter estético y de salud bucodental. Para eliminarlos y disfrutar de una sonrisa sana y bonita, la gingivectomía es un recurso muy a considerar. Si crees que la necesitas, pide cita en tu clínica dental y que el especialista te proporcione toda la información que necesites.

0 comments on “Gingivectomía, ¿cuándo se necesita?

Leave Comment