Efectos de algunos medicamentos sobre la salud de nuestra boca

medicamentos salud boca

Algunos tratamientos pueden afectar secundariamente a nuestra salud bucondental.

Todos los tratamientos médicos tienen efectos secundarios que pueden manifestarse en los pacientes que los reciben. Estas consecuencias para la salud también pueden darse lugar en nuestra boca y dientes.

Aunque ninguna persona está exenta de padecer estos efectos secundarios, los segmentos de población con mayor riesgo son las personas mayores y los niños.

Mantener a nuestro dentista perfectamente informado de todos los tratamientos médicos que recibimos es muy importante, ya que éste nos podrá ayudar para evitar al máximo posible estas contraindicaciones o mitigar sus efectos.

A continuación pasaremos a describir los problemas de salud oral más comunes es posible que surjan al tomar ciertos medicamentos.

Sequedad de boca

La disminución de la cantidad de saliva producida o xerostomia es el problema de salud oral más común relacionado con la toma de medicamentos.

Tener la boca seca deriva en efectos negativos para nuestra salud como una mayor dificultad para masticar, tragar, digerir y hablar. Además, aumenta el riesgo de sufrir caries, llagas y enfermedades en las encías, ya que la saliva neutraliza los ácidos producidos por las bacterias de la boca y regula su desarrollo y crecimiento.

Hay más de 400 medicamentos relacionados con la sequedad de boca, de los que podemos destacar los siguientes:

  • Tratamiento contra el Parkinson.
  • Antidepresivos: tricíclicos e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.
  • Antipsicóticos: haloperidol, torazina, risperidona, olanzapina, quetiapina.
  • Sedantes y medicamentos contra la ansiedad: lorazepam, oxazepam, temazepam, zolpidem y triazolam.
  • Antihistamínicos.
  • Tratamientos contra la incontinencia urinaria: oxibutinina y tolterodina.
  • Medicamentos contra las náuseas.
  • Anticonvulsivos.
  • Descongestivos.
  • Relajantes musculares.
  • Algunos suplementos de hierro.
  • Radioterapia contra el cáncer.

A excepción de la xerostomia derivada del tratamiento de radioterapia, que daña las glándulas salivales, el resto es reversible al cambiar de fármaco o terminar dicho tratamiento.

Problemas en la mucosa oral

Las dolencias más frecuentes relacionados con la mucosa interna de la boca son las lesiones liquenoides y el eritema multiforme.

Las lesiones liquenoides o liquen plano se caracterizan por la aparición de estrías blanquecinas en la mucosa, mientras que el eritema multiforme es una erupción rojiza que puede aparecer en el interior de la boca. Ambas pueden hacer surgir molestias y dolor en la zona.

Se ha comprobado que la ingesta de ciertos medicamentos favorece la irrupción de estas lesiones. Algunos de ellos son ciertos antibióticos, como la clindamicina, anticonvulsivos (carbamazepina y fenitoína), tratamientos contra la diabetes (clorpropanamida) y el ibuprofeno.

Problemas de las encías

Las encías también pueden sufrir como resultado de un tratamiento médico. Lo más común es que estas se inflamen, aumentando considerablemente su tamaño, con su consecuente dolor y sangrado.

Los medicamentos que suelen tener asociados efectos secundarios ligados a problemas de encías son aquellos para el tratamiento de la epilepsia (fenitoína, ácido valproico, topiramato y lamotrigina), bloqueadores de los canales de calcio empleados para la hipertensión, migrañas y angina de pecho (amlodipina, verapamilo y diltiazem) e inmunosupresores, como los recibidos por los receptores de órganos (ciclosporina A).

Infecciones

El crecimiento de bacterias en nuestra boca puede deberse a, como hemos comentado anteriormente, la sequedad de boca. Aunque la xerostomia no es el único factor que puede derivar en una infección oral.

Dentro de las infecciones orales, la candidiasis, provocada por el excesivo crecimiento del hongo cándida, es una de las más comunes.

La candidiasis puede surgir por una depresión del sistema inmune, que hace que este hongo se reproduzca sin control dentro de nuestra boca. Esta caída de nuestras defensas puede verse favorecida por tratamientos basados en corticoesteroides que sirven para tratar el asma, algunos antibióticos, compuestos contra el cáncer, píldoras anticonceptivas e inmunosupresores.

Caries

La producción de una cantidad de saliva menor a la habitual incrementa las probabilidades de aparición de caries dental, si bien es cierto que esta puede surgir también como consecuencia de la ingesta de medicamentos que contienen sustancias endulzantes.

Entre estos destacan jarabes, caramelos, suplementos vitamínicos y algunas pastillas contra la acidez estomacal.

Alteración del sentido del gusto

El hecho de que los alimentos tengan un sabor distinto, o incluso perderlo, como resultado de un tratamiento médico puede acarrear consecuencias más negativas para nuestra salud de lo que en principio pudiera parecer.

Estos cambios en el gusto pueden hacer que se reduzca la ingesta de comida por pérdida de apetito, derivando en problemas nutricionales.

Medicamentos para la hipertensión, como la enzima convertidora de angiotensina, contra los hongos en uñas (griseofulvina y terbinafina) o contra infecciones (metronidazol y claritromicina) tienen como efecto secundario cambios reversibles en el sabor de los alimentos.

Sangrado

La toma de sustancias anticoagulantes puede hacer que nuestras encías sangren con demasiada facilidad a la hora de cepillarnos los dientes, usar seda dental o recibir un tratamiento odontológico, como una ortodoncia, cirugía bucal o una intervención periodontal.

Entre los anticoagulantes más habituales, podemos destacar la aspirina, y otros relacionados con problemas cardíacos y circulatorios.

Otros problemas en las piezas dentales

En cuanto a las alteraciones en nuestros propios dientes, además de la caries ya mencionada anteriormente, algunos tratamientos pueden ocasionar otro tipo de afecciones en los mismos.

Una de estas afecciones es la pérdida de tejido óseo del diente, lo que hace que se incremente considerablemente el riesgo de pérdida de la pieza dental.

Algunos medicamentos que reducen la concentración de minerales en los dientes son los esteroides, bloqueadores de hormonas, antidepresivos, anticonvulsivos, antiácidos que contienen aluminio y bifosfonatos empleados contra el cáncer y la osteoporosis.

El esmalte dental también puede verse afectado estéticamente por algunos tratamientos, apareciendo manchas que lo oscurecen.

Entre los responsables de este deterioro del color de los dientes están algunos antihistamínicos, antipsicóticos, antibióticos (tetraciclina y doxiciclina), medicamentos para la hipertensión y enjuagues bucales que en su composición presenten clorhexidina o cloruro de cetilpiridinio.

Una abrumadora mayoría de los tratamientos médicos lleva consigo efectos secundarios de diversa índole, incidiendo algunos de ellos en nuestra boca y dientes.

En el caso de que estos efectos secundarios vean la luz, se nos presentan diferentes métodos para resolver este problema. El más evidente sería cambiar el medicamento por otro igualmente efectivo, pero con menos efectos secundarios.

Otra opción, si es posible, es la de cambiar el horario de la toma del medicamento. Ejemplo de ello sería medicarse a la hora de comer en lugar de a la de irse a la cama, ya que la producción de saliva cae durante el sueño y se estimula con las comidas. También es aconsejable beber agua con frecuencia.

Si el tratamiento no puede sustituirse ni modificarse, habrá que tomar otras medidas, como tener una higiene bucodental más exhaustiva mediante un correcto y frecuente cepillado, uso de colutorios antimicrobianos o, incluso, eliminar placa dental mediante una limpieza de boca.

Ante estas situaciones, debemos tener claro que es muy importante mantener informado tanto a nuestro médico como a nuestro odontólogo, de forma que sean conscientes de nuestra situación y puedan encontrar la mejor solución posible de forma coordinada. En caso de cualquier duda, no lo pienses a la hora de consultarlo con tu especialista.

0 comments on “Efectos de algunos medicamentos sobre la salud de nuestra boca

Leave Comment