Cómo cuidar tu salud bucodental si estás embarazada

Salud bucodental embarazada

Las mujeres embarazadas deben prestar especial atención a la salud de su boca. Veamos cómo.

Estar embarazada es todo un motivo de alegría extrema e ilusión. Y es que traer una nueva vida al mundo es una de las experiencias más maravillosas que puede vivir una persona. Pese a todo esto, el embarazo supone una serie de importantes cambios en el organismo de la mujer. Esta transformación puede acarrear ciertas incomodidades y nuestra boca no es ajena a ello.

En este artículo os hablamos de cuáles son los principales inconvenientes para nuestra salud oral que pueden acompañar al embarazo. Además, os proporcionamos las recomendaciones para evitar su aparición o para mitigarlos.

Problemas bucodentales que pueden aparecer durante el embarazo

Las mujeres embarazadas pueden ser más propensas a sufrir enfermedad periodontal, con su consecuente sangrado, inflamación y enrojecimiento de encías. Esto se debe a los cambios hormonales y circulatorios que se experimentan durante la gestación, que hacen que la reacción del nuestro cuerpo ante la presencia de placa bacteriana sea mayor.

Esta patología aparece entre el 60 y el 75% de las embarazadas y suele manifestarse entre el tercer y el octavo mes de embarazo.

Algunos estudios han demostrado que las mujeres que sufren gingivitis estando embarazadas tienen cierta predisposición a tener un parto prematuro y que los bebés nazcan con menor tamaño y peso de lo normal.

Además de la enfermedad periodontal, a partir del segundo trimestre puede surgir también una especie de tumor benigno conocido como granuloma de embarazo o granuloma piógeno, que suele desaparecer una vez finalizado el embarazo.

Las clásicas náuseas que sufren las mujeres en estado de gestación también pueden tener sus consecuencias sobre el estado de nuestras piezas dentales, y es que el ácido gástrico del que está compuesto el vómito puede erosionar el esmalte dental. Esta erosión puede derivar en hipersensibilidad dental. Tampoco debemos olvidar que estas náuseas dan lugar a mal aliento.

Los cambios que sufre el organismo de la mujer durante esta etapa, principalmente los hormonales, pueden hacer que la boca presente sequedad, conocida como xerostomía. Una boca seca favorece la formación de placa bacteriana, ya que la saliva tiene un importante efecto contra la misma.

Prevención y consejos

Como podemos ver, muchos de los problemas bucodentales que tienen más probabilidades de surgir en el embarazo están asociados con la formación de placa bacteriana o sarro. Es por ello que la clave para evitarlo es mantener una escrupulosa higiene de nuestra boca.

Es por ello que llevar a cabo un correcto cepillado, acompañado del uso de seda dental y de enjuagues bucales se antojan de lo más importante como método de prevención.

Las mujeres embarazadas también deben prestar especial atención a lo que comen. En este caso podemos encontrarnos con los dos extremos. Por una parte, algunas embarazadas tienden a picar entre horas, lo que aumenta el riesgo de aparición de placa si no se cepilla los dientes después de cada ingesta. También puede pasar que, consecuencia de las náuseas y el malestar, se coma menos y, por tanto, se preste menos atención a la higiene bucal.

Existen ciertas dudas que son muy habituales en el caso de que una mujer embarazada necesite algún tipo de tratamiento bucodental. Una de ellas es la del uso de anestesia local. En principio el uso de lidocaína en bajas dosis para insensibilizar la boca no presenta ninguna interferencia sobre el normal transcurrir del embarazo.

¿Y si hay que hacer una radiografía? Salvo intervenciones que requieran cierta urgencia, lo mejor es evitar hacerse radiografías. En el caso de que sea inevitable, se realizarán aplicando las debidas protecciones en vientre y cuello.

Entre muchas personas sigue presente la creencia de que el bebé le “roba” calcio a los dientes de la madre, debilitándose estos últimos. Nada más lejo de la realidad, puesto que el feto toma el calcio a partir de la alimentación de la madre.

Como norma general, en la medida de lo posible no se deben hacer tratamientos dentales a embarazadas. Pero si creemos que no puede esperar a completar el embarazo, el mejor momento para tratarse es en el segundo trimestre.

Si estás embarazada y deseas que tu boca siga igual de sana que siempre, no lo dudes y pide cita a tu dentista. Solamente él o ella te dará toda la información profesional que necesites, así como los mejores consejos. ¡Feliz embarazo!

0 comments on “Cómo cuidar tu salud bucodental si estás embarazada

Leave Comment