¿Por qué usar un cepillo de dientes eléctrico o manual?

Cepillo de dientes eléctrico o manual

El cepillado dental es la técnica rutinaria más importante para mantener intacta la salud de nuestra boca. ¿Qué tipo de cepillo usar para ello?¿Cuál nos conviene?

Está claro que para que nuestra sonrisa brille lo máximo posible y nuestra boca permanezca sana es fundamental cepillarnos los dientes correctamente y con la frecuencia necesaria. Hasta aquí bien, pero… ¿tenemos claro qué tipo de cepillo emplear para un perfecto cepillado?

En el mercado se nos ofrecen dos opciones, cepillo manual o eléctrico. ¿Por cuál decantarse? Para ello os ofrecemos estos consejos que esperamos os sirvan de ayuda para elegir.

¿Por qué usar un cepillo de dientes eléctrico?

Son varias las razones que pueden hacer que os decantéis por el cepillo de dientes eléctrico. Entre ellas podemos destacar:

  • Eliminan con mayor eficacia la placa bacteriana. Su mayor frecuencia e intensidad de cepillado lo convierte en letal para las bacterias que dan lugar al sarro. Además, llegan más fácilmente a rincones de la boca que suelen ser de difícil acceso.
  • Son un gran arma contra enfermedades como la caries o enfermedades de las encías, como gingivitis y periodontitis.
  • Aunque parezca algo trivial, para los niños el cepillo eléctrico es más atractivo, estimulándoles a hacer algo que para ellos no es nada atractivo, como cepillarse los dientes.
  • No es necesario cambiarlo cada pocos meses, solamente se sustituirá el cabezal cuando las cerdas estén suficientemente deterioradas.
  • Algunos cepillos eléctricos disponen de temporizador y diferentes métodos programados de cepillado, de forma que se adapten a la situación de cada persona, como de aquellos que tienen implantes.
  • Algunos modelos tienen un sensor de presión para avisarnos de si estamos excediéndonos con dicha presión mientras nos cepillamos.

¿Por qué usar un cepillo de dientes manual?

Aunque las ventajas del cepillo de dientes eléctrico nos hace ver que su uso es más recomendable que el manual, bien es cierto que existen algunos matices que pueden hacer que este último sea el más idóneo.

Podemos empezar hablando por los posibles problemas derivados de la mayor intensidad que ejercen los cepillos eléctricos. En el caso de niños menores de 3 años, personas con hipersensibilidad en las encías, aquellos que se acaban de someter a cirugía de boca o los que tienen un aparato de ortodoncia con brackets se aconseja usar un cepillo manual.

Los cepillos manuales son mucho más económicos, a lo que hay que sumarle el hecho de que los eléctricos son mucho más frágiles a cualquier golpe, por lo que si se nos rompe o estropea éste, su sustitución o arreglo supondrá una mayor inversión.

Por último, podemos destacar que los cepillos manuales no dependen de ninguna batería, por lo que son más cómodos si vamos a viajar o a desplazarnos, pudiendo usarlo prácticamente en cualquier parte, haya o no tomas de corriente eléctrica.

Como podéis comprobar, aunque en muchas ocasiones oigáis que el cepillo eléctrico es mucho mejor que el manual, esta afirmación hay que cogerla con pinzas y tener en cuenta la situación personal de cada uno para poder escoger con total certeza. La elección es vuestra y, si tenéis dudas, consultad con vuestro especialista.

0 comments on “¿Por qué usar un cepillo de dientes eléctrico o manual?

Leave Comment