Técnicas para hacer una radiografía de boca

Radiografía de boca

Las radiografías son una de las herramientas y técnicas más utilizadas por los odontólogos para diagnóstico, ya que permiten una detección rápida y eficaz.

Cuando nos enfrentamos a una cita en el dentista, por lo general solemos separarlo del concepto médico. Por eso puede que nos resulte raro que nos digan que tenemos que hacernos una radiografía de la boca o los dientes.

Los dentistas son médicos, son odontólogos y, al igual que el resto de médicos en los hospitales y clínicas, utilizan diferentes herramientas y técnicas de diagnóstico para detectar caries, malformaciones, enfermedades… en todo lo relacionado con el conjunto de la boca.

¿Para qué sirve una radiografía de boca y dientes?

En primer lugar debemos tener en cuenta que la boca y los dientes son un foco principal de posibles infecciones y problemas de salud. Una mala higiene o salud bucal deficiente pueden tener consecuencias perjudiciales en distintas partes del cuerpo. No todo es un “simple” dolor de muelas.

Por eso los odontólogos se sirven de las técnicas radiográficas para poder diagnosticar con detalle posibles problemas bucodentales e, incluso, enfermedades. Las radiografías dentales se pueden utilizar para:

  • Observar si hay pérdida ósea.
  • Si hay abscesos dentales.
  • Se puede ver si hay dientes impactados (unos con otros) que produzcan dolor, inflamación o estén deteriorados.
  • Saber la complexión y morfología de la cara para realizar una ortodoncia.
  • Conocer estado de los dientes, si hay caries o no.
  • Anomalías, fracturas y otros problemas maxilofaciales.

Distintos tipos de técnicas de radiografías dentales

Dentro de todas las técnicas radiológicas existentes, las radiografías dentales sólo presentan particularidades dependiendo de la zona de la que se ocupan. Así, teniendo en cuenta lo que se quiera observar tenemos varios tipos de radiografías que podemos dividir en 2 grupos.

Radiografías dentales intraorales

La principal diferencia de este grupo de radiografías con las extraorales reside en que las imágenes se toman dentro de la propia boca del paciente. Estas tienen su uso más común en la detección de caries interproximales (entre los dientes) o la existencia de problemas en la raíz de los dientes. Para tomarlas, las placas se colocan dentro de la boca y son impresionadas desde el exterior por la máquina de rayos X.

Dentro de este grupo se dividen en:

  • Radiografías periapical: también denominadas retrodentarias, se utilizan para explorar el diente en su totalidad. Se obtiene una imagen completa del diente, desde la corona hasta el ápice, también del espacio periodontal y del tejido óseo que lo rodea.
  • Radiografía de mordida: Este tipo recibe su nombre porque la placa radiológica se coloca a lo largo de la mordida del paciente. También se le suele llamar interproximal. Se utilizan para obtener imágenes completas de las coronas de los dientes tanto superiores como inferiores, en casos de posibles caries interproximales.

Radiografía extraoral odontológica

Dentro de este tipo de radiografías se debe tener en cuenta que hoy día, gracias a los avances de la tecnología, existen técnicas que obtienen la imagen de forma digital y no sólo en película.

Estas radiografías ayudarán a diagnosticar e identificar posibles patologías, lesiones y alteraciones anatómicas. También ayudarán a evaluar la posibilidad de algún tratamiento quirúrgico o para verificar algún diagnóstico que se haya podido hacer a simple vista. En este grupo de radiografías nos encontramos:

  • Ortopantomografía: La conocida radiografía panorámica o panorex. Suele ser la más común ya que permite tomar una imagen completa de la boca del paciente. Para realizarla se utiliza una máquina especial que gira alrededor de la cabeza del paciente. Esto da como resultado una sola película o imagen donde se ven los dos maxilares (inferior y superior) así como todos los dientes visibles y no visibles (impactados y “muelas de juicio” por ejemplo). Son muy útiles pues se pueden valorar e identificar patologías y anomalías tanto dentales como maxilares.
  • Telerradiografía: Se trata de una radiografía del cráneo y puede ser tanto lateral como frontal, aunque la más común es la lateral. Se toma a unos 2 metros del paciente de forma que la imagen no sale distorsionada y se pueden ver las estructuras óseas tal cual. El estudio cefalométrico se suele hacer previamente a una ortodoncia ya que permite medir ángulos y proporciones de la estructura ósea facial del paciente.
  • TAC Dental: Se trata de otro procedimiento de imagen de diagnóstico pero mucho más profundo y completo ya que, las tomografías axiales computerizadas, o TACs, realizan una reproducción completa de la boca en imagen 3D que incluye hasta los tejidos blandos de la boca. Con esto, el odontólogo puede realizar alguna sección en la imagen para valorar alguna parte en concreto de la anatomía bucal del paciente con mucho detalle.

Como hemos podido comprobar, las técnicas utilizadas en radiología para el diagnóstico de posibles problemas bucodentales son muchas. Cada paciente necesita la que mejor se adecua a su situación o problema. Si has notado algún tipo de molestia o llevas tiempo sin hacerte una revisión dental, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y pide tu cita.

0 comments on “Técnicas para hacer una radiografía de boca

Leave Comment