¿Cuándo hay que operar el frenillo labial?

Operar frenillo labial

Algunos niños presentan los dientes de arriba separados, esto puede deberse al frenillo del labio superior. ¿Cómo se resuelve este problema?

La aparición del diastema, es decir, la separación de los incisivos superiores, es motivo muy común de consulta en odontopediatría. En la mayor parte de estos casos, este hueco entre dientes se debe a que el frenillo labial se ha desarrollado más de la cuenta, lo que se conoce como frenillo hipertrófico.

¿Cómo afecta a la salud de los niños? ¿Requiere siempre de cirugía? ¿Cómo se realiza la intervención? Intentaremos solucionar todas estas dudas a continuación.

¿Por qué aparece y qué consecuencias tiene?

El frenillo labial empieza a formarse durante la gestación, generalmente a partir del segundo o tercer mes, como consecuencia del desarrollo del maxilar superior. Aún así, el frenillo hipertrófico no puede apreciarse hasta aproximadamente los dos años de edad, cuando da lugar a la separación de los incisivos.

El desarrollo en exceso del frenillo del labio superior, por norma general, sólo suele dar lugar a problemas estéticos por la separación dental. Se pueden dar casos extremos en los que el frenillo es tan corto que pueden aparecer problemas relativos a la falta de movilidad del labio. También pueden emitirse algunos sonidos extraños al hablar como consecuencia del espacio interdental.

¿Cuándo y cómo tratar el frenillo labial hipertrófico?

El frenillo suele ir disminuyendo su tamaño conforme se va desarrollando la boca del niño, de ello tiene bastante culpa la presión ejercida por los dientes definitivos. Es por ello que debemos esperar años (normalmente entre los 11 y los 12, coincidiendo con la salida de los caninos) para decidir si debemos operar, hasta conseguir apreciar evidencias claras de que el problema no se va a corregir de manera natural.

¿En qué casos habrá que operar el frenillo? Si pasada la edad indicada el diastema sigue presente, el frenillo es el responsable de un pliegue en el labio o si los pacientes con prótesis sufren irritación por el roce de esta con el frenillo, habrá que someterse a una cirugía para corregir estos problemas.

Esta intervención se basa en extirpar el tejido que se encuentra entre los incisivos y su posterior sutura. Una operación de lo más sencilla que suele realizarse bajo sedación con anestesia local.

Los días posteriores a la cirugía, como es normal, aparecerán ciertas molestias. También es probable que la herida sangre algo, en tal caso solamente hay que cubrirla con una gasa.

Será necesario tener precaución con lo que se coma durante el postoperatorio, recomendándose una dieta blanda. Por supuesto, debemos atender a todas las recomendaciones adicionales que nos proporcione nuestro dentista.

Lo más habitual es que para que los dientes se coloquen en su posición natural, la cirugía deba ser seguida por un tratamiento de ortodoncia, pues que no es frecuente que las piezas dentales se posicionen donde deben de manera natural.

Como hemos visto, el diastema o la separación de los incisivos puede tener como origen un frenillo de mayor tamaño de lo normal. Problema que es común en niños y que puede resolverse solo con el paso del tiempo. Si no es así, con una simple intervención será suficiente para mitigarlo. Si crees que tu hijo puede necesitar de este tratamiento, no dudes en ir a tu dentista y pedir información al respecto.

0 comments on “¿Cuándo hay que operar el frenillo labial?

Leave Comment